¿Cómo participa la impresión 3D en la educación STEAM?

STEAM es un término que nació en los EE.UU., a mediados de la década de los 90s, y es el acrónimo de las palabras en inglés Science, Technology, Engineering, Arts y Mathematics, es decir, Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas. Se trata de un conjunto de áreas del conocimiento aplicadas a la educación muy influenciado por las TIC, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (o la Computación, como alguna vez leí y me parece más adecuado), que tradicionalmente se enseñan de manera separada, pero que bajo la metodología STEAM son integrados bajo un enfoque teórico-práctico.

Esta metodología surgió como respuesta a una creciente demanda formativa basada en el cambio tecnológico que se está viviendo desde el advenimiento de internet, teniendo en mente la aparición de nuevos o inimaginables empleos. Fue por esto que la comunidad educativa demandó la generación de nuevas habilidades en la generación de modelos físicos, biológicos, artísticos, matemáticos y computacionales, tanto teóricos como prácticos.

Es en este punto que la impresión 3D y las tecnologías de fabricación digital pueden aportar una gran ventaja en la consecución de este objetivo pedagógico que es tan importante en países como EE.UU., Finlandia o en regiones como el Reino Unido y la Unión Europea.

A través de la impresión 3D se pueden implementar múltiples metodologías para desarrollar el enfoque STEAM dentro del aula de clase, como son:

· Educación a través de proyectos. Una impresora 3D facilita la fabricación de piezas personalizadas para diseños realizados por los alumnos o el profesor.

· Robótica y gamificación. La impresión 3D puede ser una aliada a la hora de complementar plataformas robóticas existentes, o al momento de idear proyectos basados en la gamificación, es decir, en el logro de metas, obtención de puntos, y superación de niveles.

· Integración de materias. La impresión y el modelado 3D permite la realización de proyectos en conjunto entre diferentes asignaturas, acercando al alumno al aspecto real de los problemas y situaciones de la vida cotidiana, en donde estos no vienen separados por materias o campos de conocimiento, o donde muchas veces no hay un estado inicial claro o un objetivo final definido.

· Una impresora 3D es cada vez más una herramienta indispensable para los nuevos espacios pedagógicos, en donde los alumnos deben pasar más rápido y constantemente de la teoría a la práctica.

Aún hay mucho por descubrir en cuanto al uso de la impresión 3D, tecnología que avanza rápidamente, y aún queda mucho por hacer específicamente con la impresión 3D en la educación, así que es el momento de incorporar esta tecnología a nuestras aulas de clase de tal forma que nuestros estudiantes salgan mejor preparados para un mundo que cambia a diario.

Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

Fuentes: https://www.aulaplaneta.com/2018/01/15/recursos-tic/educacion-steam-la-integracion-clave-del-exito/

READ MORE

Guía para primíparos en impresión 3D

¿Piensas comprar una impresora 3D, acabas de comprar una o vas a usar el servicio por primera vez? Esta guía es para ti

Si viste una impresora 3D, te antojaste y la compraste; o quizás vas a usar una por primera vez en la universidad, o ¡mejor aún! encontraste un modelo 3D y quisieras mandarlo a imprimir pero nunca antes has usado el servicio, entonces te preguntarás…

¿Cómo hago para empezar? ¿Qué es lo primero que debo tener en cuenta?

Bueno, si tu caso es que estás pensando en comprar una impresora, debes tener en cuenta por ejemplo las dimensiones que puede imprimir (alto x ancho x largo), los materiales que puede manejar (¿imprime flexible? Es una buena pregunta), la estabilidad de su estructura (¿es en acrílico, madera, metal?), y más importante aún que todo lo anterior, ¿tiene soporte técnico y garantía? En Kóndoro hemos atendido muchísimos casos de personas que compran una impresora barata, pero lo que se ahorran en la compra se lo gastan en reparación y mantenimiento; o personas que compran una muy buena impresora, pero el fabricante no da soporte técnico, o no cubre Colombia. Nuestras impresoras imprimen alrededor de 10 tipos de materiales incluyendo flexible, ofrecemos en varios tamaños y damos soporte técnico y garantía.

Si tu caso es que ya la compraste, pero no sabes modelar en 3D, no te preocupes, tienes varias alternativas. La primera es descargar archivos STL ya listos para imprimir, como los que encuentras en thingiverse y en muchas otras páginas similares. Allí encuentras millones de modelos, los cuales puedes escalar, cortar o tomar como base para hacer tus propios diseños.

La segunda opción que tienes es comenzar a aprender a modelar en 3D usando algún software sencillo como tinkercad, el cual es en línea y gratuito. Luego de que aprendas a usar este, ya puedes comenzar a seguir tutoriales o videos sobre otros programas cada más complejos, e incluso de pago, como Zbrush, Maya, SolidWorks, etc. Finalmente, puedes hacer algún curso de modelado 3D, como este de Tinkercad, o este de modelado mecánico, o este otro que incluye también impresión 3D. Apenas aprendas los fundamentos necesarios para hacer tus primeras impresiones podrás decidir qué tanto deseas profundizar en el campo del modelado y de la impresión 3D.

Si tu caso es que vas a usar una impresora 3D por primera vez, o vas a solicitar el servicio de impresión también por primera vez, entonces debes asegurarte de varias cosas. En primer lugar, debes asegurarte de que tu pieza no tenga errores de construcción (mallas abiertas, o paredes de espesor cero) o de diseño (secciones sin soporte, secciones demasiado delgadas). Esto seguramente podrá ser resuelto por la empresa de impresión 3D, pues al menos en nuestro caso nos encargamos de verificar todas y cada una de estas situaciones antes de dar una cotización o imprimir, pero sí atrasan y complican el proceso de fabricación.

En segundo lugar, debes verificar en qué unidades estás exportando los diseños, y si es posible, enviar junto al STL una imagen o texto con las medidas generales de la pieza (largo x ancho x alto), porque por experiencia podemos decirte que muchas veces llegan diseños o muy grandes o muy pequeños, y antes de dar una cotización o imprimir verificamos primero con el cliente si las medidas son correctas.

Si ya tienes tu impresora y vas a imprimir por primera vez, asegúrate de aplicar alguna sustancia fijadora a la base de impresión. En nuestro caso usamos laca de cabello. Asegúrate también que la impresión no esté muy rápida o muy lenta, y a la temperatura adecuada. Solo la experiencia y seguramente muchas impresiones fallidas, junto con artículos o videos por internet, te ayudarán a conseguir una excelente calidad de impresión. ¡O también puedes pedirnos asesoría! Es un proceso largo, no te desesperes, hay muchas personas dispuestas a responder tus preguntas o dudas en internet.

Debes acostumbrarte también a las impresiones largas, a repetir piezas, a lijarlas luego de fabricarlas, a quitarles soportes, o hacerlas por partes, a probar nuevos materiales, a hacerle MUCHO MANTENIMIENTO a tu máquina, y a estar dispuesto a invertir tiempo y dinero para mantenerla en buen funcionamiento. Entre más horas la uses, más mantenimiento, tanto preventivo como correctivo, va a necesitar.

En Kóndoro también realizamos mantenimiento y reparación de impresoras, no lo olvides.

Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE

10 secretos para lograr la consolidación de tu negocio

Las empresas atraviesan múltiples fases durante su crecimiento. Algunas las atraviesan todas, unas cuantas se saltan uno que otro paso y unas pocas crecen aceleradamente.

Pero muchas siguen el siguiente orden (al menos es lo que he aprendido durante estos años inmerso en el mundo del emprendimiento): alguien tiene una idea de negocio (preferiblemente a partir de una necesidad detectada en el mercado); la idea se materializa y se comienza a ofrecer algún tipo de solución o beneficio; se hacen las primeras ventas; se alcanza el punto de equilibrio; y finalmente se expande y crece. Acá, la etapa más importante es alcanzar el punto de equilibrio.

Cada etapa puede tener una duración diferente dependiendo de la dedicación del equipo emprendedor, de la idea, de su conocimiento del mercado, del estado del mercado mismo, y muchas otras variables.

Así que quiero compartirles algunas conclusiones y descubrimientos a los que hemos llegado con el paso del tiempo, tocando conceptos muy interesantes que tal vez puedan allanarle un poco el camino a aquellos emprendedores que están en nuestra misma situación, o realizando apenas sus primeras ventas.

1. Define la propuesta de valor. Nos lo han repetido infinidad de veces en muchísimas convocatorias de emprendimiento, pero no es fácil, aún no logramos concretar del todo la nuestra en Kóndoro. Es algo en lo que pensamos día tras día. Esto se refiere a ¿qué estás solucionando? ¿Cuál es esa problemática, ese dolor que encontraste, y que ahora pretendes solucionar? Entre más específico sea, mejor.

2. Entre más detallado esté identificado tu público objetivo, tu cliente ideal, te será más fácil trabajar. No importa si son solamente 100 personas o empresas. Te vas a enfocar en ellas, vas a exprimir estrategias con ellas, vas a aprender de ellas, y podrás evolucionar en tu negocio. Pero si tienes miles o millones de posibles usuarios o clientes, perderás el foco, y ya no será tan sencillo idear una estrategia de venta, o comercialización. Aprende a decir NO. No todos los clientes son para ti, o aún no es el momento.

3. Debes acostumbrarte a que no puedes tener todo bajo control. De hecho, el estado por defecto de tu emprendimiento será que por mucho que planees y organices, todo tiende al caos. Así que, aprende a vivir con el caos. Solo después de que te consolides, podrás sentir que las cosas marchan mucho más tranquilas (pero nunca lo serán del todo)

4. No te enamores de tu idea. Debes estar preparado para acabarla cuando sea necesario. La vida se va abriendo su camino, nuevas situaciones aparecen, los planes de tu equipo de trabajo cambian, nuevos objetivos aparecen en el panorama, y todo puede verse patas arriba de un día para otro. Tranquilo, ve y toma una siesta y luego decides qué puedes hacer, o piensas en qué alternativas tienes a tu disposición.

5. Recuerda, liquidar una empresa en Colombia es tanto o más complejo que constituirla. Deja esa alternativa como última opción. Si estás cansado, déjala quieta por un tiempo, elimina todos los gastos y costos y que entre en modo vegetativo por un periodo hasta que tu cabeza o la de tu equipo de trabajo esté más despejada.

6. Realiza un acuerdo con tu equipo de trabajo. Un acuerdo donde estipulen quien hace qué, cuándo, dónde y qué van a recibir a cambio. Un acuerdo donde diga qué pasa si no cumplen, o si se van. Y aprendan a diferenciar los negocios de la amistad.

7. No todos los miembros del equipo de trabajo deben meterle las mismas ganas a la idea, ni la misma dedicación de tiempo, esfuerzo, dinero y energía, pero entonces que eso quede claro, desde el principio, escrito si es posible, siendo cada uno consciente de lo que puede esperar y pedir al otro.

8. Está bien trabajar en otras cosas al mismo tiempo que en tu emprendimiento. Así podrás avanzar también en tu carrera profesional, podrás ganar experiencia, aprender de otros campos y conseguir dinero que quizás después podrás invertir en tu empresa.

9. Antes de delegar, aprender a hacer bien lo que estás delegando. Eso asegura que la persona que está invirtiendo tiempo y energía en esa actividad, la lleve a buen término.

10. Al principio, reduce al máximo los gastos y costos de tu operación. Esto implica que tú y te equipo tendrán que hacer prácticamente todas las cosas. Pero es importante, porque eso les permitirá reinvertir en la empresa lo que vayan ganando, en lugar de gastarlo en pagarle a otros.

 

Estos consejos, tips, como desees llamarlos, han surgido de nuestra experiencia durante la creación y crecimiento de Kóndoro, es decir, de nuestros últimos 6 años en el campo del emprendimiento y en el mercado de la impresión 3D. Somos aún una empresa muy pequeña, pero con grandes sueños, y cada día más estable, y con mucha experiencia. Quizás tengas una opinión similar de todo lo que has leído, o quizás no, pero lo importante es que tengas en cuenta estas reflexiones para cuando llegues a experimentar una situación similar.

Si tienes dudas, preguntas o comentarios adicionales, recuerda que puedes escribirnos. Somos una empresa cercana a las personas, nos gusta escucharlas y aprender de ellas.

Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE

¿Cómo incorporar la impresión 3D en mi empresa?

Sin importar la industria a la que pertenezcas, es muy probable que ya hayas escuchado acerca de la impresión 3D, y quizás desde hace un buen tiempo. Y te preguntarás, ¿eso cómo se utilizará? ¿Cómo podría incluirlo en mi trabajo? ¿O en mi empresa? ¿Será que me sirve de algo? ¿Me ahorrará algo de tiempo o de dinero? Bueno, la respuesta depende mucho de dos factores: la industria a la que perteneces, y los problemas o necesidades que tengas. Es necesario entender muy bien las problemáticas o contextos en los que te encuentras para saber si es posible incorporar la impresión 3D en alguna parte del proceso productivo. Y allí es donde entramos nosotros para asesorarte.

Seguramente has visto también noticias impactantes del tipo: “Construyen 20 casas en un fin de semana con una impresora 3D de 34 metros de largo”, o “reconstruyen el rostro de una persona con cáncer usando la impresión 3D”, y te preguntarás, “¿eso está a mi alcance?”, “¿Será muy costoso?”, “¿A quién podré recurrir?”. Bueno, en ese aspecto también podemos darte luces y guiarte acerca del proceso a seguir.

Nos interesa que comprendas cómo al usar la impresión 3D puedes agilizar tus procesos, y cómo una impresora 3D podría ser muy útil en tu empresa. Podemos analizar en qué sección del proceso productivo podría incorporarse y qué conocimientos y herramientas deberías tener en tu compañía o negocio para comenzar a usarla.

Para usar la impresión 3D lo primordial es entender el problema o necesidad que tienes. Vamos a poner algunos casos:

· Deseas incluir la impresión 3D en tu institución educativa, pero no sabes cómo usar una de esas máquinas, ni en qué materias, ni para cuántos alumnos alcanza, ni qué otras herramientas necesitas. Podemos asesorarte en este caso. Podemos darte una perspectiva realista del tiempo y cantidad de material necesario para incluir la impresión 3D en cada materia, qué actividades pueden realizarse y cómo pueden articularse con el plan de estudios que ya está establecido, así como instruir a los profesores en el manejo de la impresora.

· Trabajas en una empresa que fabrica algún objeto, y constantemente necesitan repuestos para una máquina, pero los repuestos son costosos o se tardan mucho en conseguirlos. Con que nos traigas uno de ellos es suficiente para determinar si podemos replicarlo y te podemos explicar todas las restricciones que implica fabricarlo por impresión 3D (precisión y resistencia, sobre todo)

· Trabajas en una constructora o una empresa de arquitectura, y deseas innovar en el mercado presentando maquetas impresas en 3D. Tan solo con los archivos que usas para los renders, con unas pequeñas modificaciones, es suficiente para fabricar las maquetas.

· Tienes una tienda de disfraces, y quieres ofrecer productos personalizados en temática y tamaño, como máscaras, por ejemplo. Nuevamente, podemos convertirnos en tus aliados, ya que tan solo con una imagen de la máscara que deseas y el tamaño del rostro de la persona podemos fabricarla en cuestión de unos pocos días. Esto implica que puedes ofrecer productos sin necesidad de tenerlos en stock, solo los fabricas cuando te los compran.

· Trabajas en la industria del calzado, y quieres probar un nuevo diseño antes de pasar a producirlo por miles o millones de unidades. En ese caso, con el archivo 3D podemos asesorarte para imprimirlo en diversos materiales y que pruebes su funcionamiento en un zapato real.

· Trabajas haciendo moldes, ya sea para velas, piezas mecánicas, ornamentales, estatuas, etc., y quieres hacer pieza bastante compleja pero no tienes el tiempo o el conocimiento. También podemos asesorarte, pues a partir de fotos, bocetos, planos o una pieza física, podemos hacer el modelo 3D (el archivo en el computador) y luego a partir de él realizar la impresión 3D. Participas de todo el proceso de fabricación, desde la generación del archivo hasta la fabricación de la pieza.

Ten presente que, dependiendo de la pieza y su funcionalidad, es factible que podamos fabricar como tal el producto final, y no prototipos, y esto seguramente te ahorrará tiempo y dinero o te permitirá ofrecer un diseño completamente nuevo, único y personalizado. Podemos incluso dar color y acabados artísticos especializados a las piezas. Todo depende de la necesidad que tengas, el tiempo de entrega que nos indiques y el presupuesto.

¿Trabajas en una empresa en la que quieren comenzar a usar la impresión 3D? O ¿Quieres implementar la impresión 3D en tu tienda o negocio? Recuerda que somos tus aliados.

Nosotros queremos asesorarte, porque si a ti te va bien, a nosotros nos va bien.

Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE

¿Es dar clic en imprimir y listo?

El proceso de impresión 3D no es sencillo, y además es mucho más complicado que el proceso de imprimir con una impresora de papel, si es que quisiéramos establecer una analogía.

 

Cuando se trata de impresión 3D, podemos definir tres fases en la fabricación de una pieza: preimpresión, impresión y postimpresión, cada una de ellas igualmente importante y decisiva para el resultado final en la fabricación de la pieza.

 

 

PREIMPRESIÓN

 

Cuando queremos imprimir en papel, por ejemplo, lo primero que debemos hacer es preparar el texto, imagen, diseño, gráfico, etc, en cuanto a su tamaño, color, tipo de papel, número de copias, si es por una cara o dos, la calidad de impresión -borrador, calidad media, alta calidad- y unas cuantas variables más.

 

En el caso de la impresión 3D también es necesario preparar el modelo antes de imprimirlo, pero es un proceso mucho más largo y delicado. Una preimpresión equivocada puede conllevar a grandes problemas en la impresión, y puede implicar la pérdida de tiempo y material.

 

La preimpresión significa por ejemplo analizar si la pieza necesita soportes -es decir, si tiene secciones en voladizo-, si es necesario o adecuado fabricarla por partes -dependiendo de su geometría y tamaño-, si tiene errores de construcción -si tiene paredes muy delgadas o con espesor cero, o mallas abiertas-, y cuál es la mejor orientación para la fabricación -la orientación de la pieza influye en la cantidad de tiempo y material usado, y en el acabado final.

 

Si la pieza necesita soportes entonces se procede a generarlos automáticamente en algún software de diseño como MeshMixer, o también se pueden usar los que generan por defecto los slicers como Slic3r y Cura. Incluso es posible generarlos manualmente, colocando objetos fácilmente removibles por debajo de las partes que están en voladizo. Dependiendo de la pieza, su tamaño y complejidad, se determina cuál tipo de soporte será mejor, es decir, cuál proveerá mejor apoyo a la pieza, cuál será más fácil de retirar y cuál dejará menos marcas superficiales.

 

Si la pieza es muy grande entonces es una buena idea imprimirla por partes. Esto también es útil para reducir la cantidad de soportes necesarios para la impresión, lo cual reduce la cantidad de trabajo de postimpresión, pues ensamblar partes de una pieza es más rápido que retirarle soportes y pulir su superficie, y además deja un mejor acabado. Para imprimir una pieza por partes es necesario usar algún software de diseño que permite cortar el modelo en secciones que encajen exactamente.

 

Si la pieza tiene errores de construcción, lo cual se puede saber al momento de procesarla en algún slicer -se observa un aviso de advertencia o la previsualización muestra una pieza incompleta-, es necesario repararla con alguna herramienta web o software de diseño. Repetier en sus últimas versiones ya tiene la opción de reparar los archivos, o también se pueden usar otros como ModelRepair o Netfabb. Es necesario tener cuidado al momento de reparar las piezas, pues a veces los modelos son modificados.

 

 

IMPRESIÓN

 

Una vez se ha definido la orientación, soportes, partes y correcciones de la pieza, se procede a imprimirla. Para esto es necesario procesarla en un tamaño de cama que corresponda con la impresora real que se va a usar -de lo contrario la pieza puede quedar incompleta-, elegir las temperaturas adecuadas para el material seleccionado, las velocidades, el infill, los tipos de enmallado, la altura de capa, el número de faldas, Brim, Raft y muchas más variables que juegan un papel importante durante la impresión.

 

Por lo general es posible definir todas estas variables una única vez, y modificar solamente la altura de capa y el infill en cada impresión.

 

En esta etapa también es necesario preparar la máquina, colocar el filamento, verificar su correcto funcionamiento, y pasarle el archivo .gcode correspondiente.

 

 

POSTIMPRESIÓN

 

Finalmente, luego de que la pieza ha finalizado -exitosamente- es muy probable que sea necesario algún tipo de proceso postimpresión, como: remoción de soportes, lijado, pegado de piezas, reparación y completado de detalles usando macilla de filamento o aplicación de pintura.

 

Con todo lo anterior, se evidencia que muchas veces los procesos de preimpresión y postimpresión pueden ser más extensos, complejos y hasta tediosos que el proceso mismo de la impresión, y cada una de las fases influye en el resultado de la siguiente. Incluso a veces es necesario repetir varias veces una o varias de las etapas para obtener una buena impresión 3D.

 

Así que, podemos decir que no es simplemente hacer clic en imprimir, y listo.

 

Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE

Kóndoro en Patreon

En Kóndoro tenemos un sueño: tener la primera granja de impresión 3D de Colombia.

 

Con esta granja generaremos nuevas alternativas de trabajo y desarrollo de sueños para jóvenes, adultos, personas con diversidad funcional, en fin, cualquier persona que quiera aprender, desarrollarse y mejorar constantemente. De esta forma estableceremos una nueva visión del uso de las tecnologías para Colombia y por qué no, el mundo entero.

 

Nuestro recorrido, como cualquier emprendimiento y sueño, ha tenido obstáculos, pero al mismo tiempo hemos encontrado muchas personas que confían en nuestro trabajo y han dado su tiempo, esfuerzo y hasta recursos económicos con el objetivo de que la empresa crezca día a día. Estas personas han participado de múltiples formas, apoyándonos en la logística de eventos, transportándonos de un sitio a otro, ayudándonos con publicidad en redes sociales, referenciándonos con otros clientes, trasnochando con nosotros mientras terminábamos un proyecto, soportando nuestros malos ratos, y festejando también nuestras victorias. A todas ellos les agradecemos de corazón puesto que nos han llevado a dónde estamos y gracias a ellos, nuestro proyecto está siendo una realidad.

 

En Kóndoro nos estamos expandiendo gracias a todos estos aprendizajes y colaboraciones. Ahora, para consolidar nuestro proyecto de granja de impresión 3D queremos que participes con nosotros a través de Patreon, una plataforma web en donde ofrecemos diferentes planes de suscripción mensual a nuestros servicios de impresión 3D, tienda en línea, talleres y BabyScult. Con tu aporte, además de recibir descuentos en estos servicios, también nos permites mantener nuestras operaciones y además seguir con el desarrollo de nuevas impresoras, lo cual a su vez nos permitirá ofrecer nuevos y mejores servicios a ustedes, nuestra comunidad y nuestros clientes.

 

Entre los planes que tenemos actualmente y que podremos seguir desarrollando gracias a su apoyo están:

– Desarrollo de nuevas impresoras 3D tipo FDM: impresoras con doble extrusor, o monitoreadas remotamente

– Consolidación de nuestra granja de impresoras: tener una infraestructura adecuada para responder rápidamente y con excelente calidad a cada vez mayores pedidos

– Nuevas tecnologías de impresión: estamos en proceso de desarrollo de la Kóndoro SLA/DLP, una impresora que imprime con resina líquida que se solidifica.

– Finalmente, incursionar en nuevos campos de la tecnología relacionados con la impresión 3D y la fabricación digital.

 

Esperamos seas parte de esta revolución tecnológica en Colombia, te esperamos

 

Kóndoro, imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE

Modelando e imprimiendo un tanque de 6 metros de altura

A finales de noviembre del año 2016 la empresa Equipos y Montajes de Bogotá nos contactó con el fin de realizar un regalo corporativo para uno de sus clientes. Querían regalarles un modelo a escala de uno de sus tanques de mezclado: un cilindro de más de 6 metros de altura, el cual cumplía la función de mezclar sustancias en su interior por medio de la rotación de unas paletas.

 

Querían un modelo de unos 25 cm de alto, así que no había problema con el tamaño -en ocasiones nos solicitan piezas de más de 60 cm de alto, lo cual ya empieza a acarrear algunos inconvenientes. Pero había dos aspectos de la solicitud que nos ponían a pensar porque nunca los habíamos hecho: el primero era que no tenían el modelo 3D del tanque, tan solo contaban con un plano básico, y por tanto era deber nuestro generar el archivo, y aunque hacemos modelados todo el tiempo, nunca habíamos hecho uno de un objeto tan grande. El segundo aspecto era que querían que las paletas fueran móviles y que se viera cómo giraban en el interior del tanque. Es decir, querían fabricar una vista de sección del objeto, y que fuera móvil.

 

En primer lugar, y luego de algunas llamadas telefónicas y correos, resolvimos los asuntos generales de la solicitud: requerimientos, precios y tiempos de entrega. Posteriormente acordamos una reunión con el director de la empresa para que nos mostrara el tanque y de esa manera pudiéramos tomar fotos y medidas de los detalles importantes y/o necesarios. Fue una reunión de poco más de una hora en donde le explicamos nuevamente al ejecutivo cómo funcionaba el proceso de modelado 3D, impresión 3D, ensamblaje de las piezas y acabado artístico.

 

Como nunca habíamos realizado ese proceso, tomamos muchísimas fotos y medidas, pues no queríamos invertir más tiempo regresando a la empresa a tomar más datos. Luego de esta etapa, comenzó el proceso de modelado 3D: a partir de las fotos y medidas obtenidas, teníamos que hacer un modelo 3D que permitiera ver el interior del tanque y que además dejara a las paletas suficiente libertad para que giraran.

 

No fue un modelado fácil, había muchos detalles, partes y medidas que era necesario suponer o deducir a partir de la información recolectada -a pesar de que era bastante. A final de cuentas nos tardamos casi una semana en terminar el modelo tal como lo quería el cliente: con vista a su interior y móvil.

 

En ese entonces, y por la fecha en la que nos encontrábamos, yo ya había viajado a Pereira, mi ciudad de origen, a visitar a mi familia, y todo el trabajo y comunicaciones las estaba haciendo desde allá, así que mi participación en el proyecto prácticamente había terminado. Yo había sido el encargado casi en un 100% del modelado 3D. Ahora era responsabilidad de mis socios continuar y finalizar con éxito el pedido.

 

Sus responsabilidades consistían en imprimir las piezas, pintarlas si es que no eran impresas del color requerido, pegarlas o ensamblarlas, y entregarlas al cliente. En esos momentos éramos una empresa mucho más pequeña que ahora, teníamos poco más de dos años en el campo de la impresión 3D, y claramente no faltaban los problemas.

 

Lo primero que nos retrasó fue conseguir los colores necesarios del filamento para imprimir el modelo. Necesitábamos rojo, azul y gris. No recuerdo muy bien cuál nos hacía falta, y si finalmente compramos un rollo o decidimos pintar las piezas. El caso es que en la correcta fabricación de las piezas -incluyendo repeticiones por impresiones fallidas, y usando solo una impresora- nos tardamos casi una semana, así que ya estábamos sobre el tiempo para la entrega del proyecto (habíamos dado como tres semanas).

 

Después de eso vino la etapa de lijado, pegado y ensamblaje. Era necesario tener cuidado porque el cloruro de metileno corre la pintura o puede dañar una pieza si es usado en exceso, y además algunas partes de la pieza debían quedar móviles, no fijas completamente.

 

Sin embargo, mis socios lograron terminar con éxito y con muy buena calidad el ensamblaje de la pieza, con unos pocos días de retraso. Fue entregada al gerente de la empresa, quien quedó muy satisfecho, aunque desistió de la idea de solicitar más unidades, pues era en realidad un regalo caro y no podía darse el lujo de entregarlo a muchos de sus clientes.

 

Fue un proyecto retador, como casi siempre en impresión 3D y más aún en esas primeras etapas como empresa, que puso a prueba nuestras capacidades de trabajo en equipo, tanto de manera presencial como remota, la calidad de nuestra impresión y de los procesos postimpresión que hasta ese momento apenas estábamos comenzando a establecer. Pero quedamos con la satisfacción de haberlo llevado a buen término gracias al trabajo de Kóndoro como equipo.

 

Somos Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE

¿Cómo imprimimos en 3D grandes cantidades de piezas?

Hace poco nos hicieron un pedido de 170 piezas. Es un pedido más grande de lo que acostumbramos a hacer, así que se presentaba como un reto, sobre todo porque además el cliente nos exigía una entrega diaria: de 6 unidades inicialmente, y posteriormente 9. El tiempo de impresión de cada pieza no era mucho, unas dos horas con veinte minutos -hacemos impresiones de 10, 20, 30 o más horas con las máquinas fabricadas por nosotros-, pero el hecho de que fuera un lote tan grande y tuviéramos que hacer entregas diarias complicaba la situación.

 

Lo primero que hacemos al recibir un pedido de estas características es calcular si nuestra capacidad de respuesta es suficiente para las entregas en los tiempos estipulados. En este caso, entregar 9 unidades diarias representaba unas 21 horas de impresión, sin contar los tiempos muertos de cambio de vidrio para las bases de las impresoras -nuestras impresoras usan vidrio sobre el cual se imprime la pieza- cambio de filamento o posibles piezas fallidas. Teniendo en cuenta estos factores, podríamos requerir de unas 23 horas para la impresión de las 9 unidades.

 

Sin embargo, acá no terminaba el trabajo. Las piezas podían imprimirse con soportes o por partes. Hicimos pruebas de ambas maneras y al cliente le gustaron más en una sola pieza, es decir, usando soportes. Esto implicaba que, luego de imprimir la pieza, debíamos dedicar tiempo a tres procesos de postimpresión adicionales: remoción de soportes, lijado y pintado, pues el cliente deseaba las piezas en color negro, y aunque teníamos filamento negro, no teníamos el suficiente para colocar en todas las impresoras que debíamos usar, motivo por el cual imprimiríamos en cualquier color y luego pintaríamos con aerosol, lijaríamos, volveríamos a pintar, y finalmente aplicaríamos laca transparente mate.

 

Estos tres procesos de postimpresión para cada pieza podían representar unos 30 minutos adicionales, lo cual sumaba unas 4.5 horas al tiempo de fabricación de las 9 unidades diarias. Por tanto, el tiempo total de fabricación de estas 9 unidades ascendía a 27.5 horas.

 

No podíamos dedicar todas nuestras impresoras a este pedido, pues teníamos otros pedidos en curso y además teníamos que estar preparados en caso de que llegaran otros clientes, así que decidimos usar 4 de nuestras impresoras para la fabricación de este lote. En tres de ellas podríamos fabricar 6 unidades en aproximadamente 5 horas, y en la cuarta podríamos imprimir las 3 unidades restantes en unas 7.5 horas. Es decir, fabricaríamos las 9 unidades en prácticamente la jornada completa de trabajo. Nos quedaba un poco de tiempo para ir removiendo soportes, lijar y pintar, pero estaríamos sobre el tiempo si planeábamos enviar ese mismo día las piezas al cliente por algún servicio de mensajería inmediato como Rappi o Mensajeros Urbanos.

 

Previendo esta situación decidimos comenzar a fabricar las piezas con dos días de anticipación al primer día de entrega. De esta manera podíamos dedicar un día entero a fabricar incluso más de 9 unidades -dejando las impresoras funcionando durante la noche-, al día siguiente realizar los procesos de postimpresión a estas 9 unidades, y de una vez comenzar la impresión correspondiente al lote del segundo día de entrega.

 

De esta manera logramos entregar puntualmente 170 unidades durante aproximadamente cuatro semanas, haciendo entregas de 6 unidades diarias al principio, y 9 unidades diarias al final.

 

¿Que si surgieron problemas? Un montón. En una ocasión hubo una falla eléctrica en la zona, y aunque nuestras impresoras tienen respaldo por UPS, estuvimos sin suministro eléctrico durante un día, lo cual nos atrasó en la producción preestablecida. Este contratiempo lo solucionamos imprimiendo durante un par de fines de semana. En otra ocasión no encontrábamos las lacas color negro mate y el transparente mate que usábamos para dar el acabado artístico, pues ya habíamos acabado el inventario en la ferretería más cercana, así que invertimos un par de horas buscando otro lugar donde conseguir estos elementos. De lo contrario las piezas quedarían con una apariencia diferente.

 

¿Qué otros aspectos debíamos mantener bajo supervisión? Era necesario estar atentos a la cantidad de filamento restante -gastamos alrededor de 5 kilogramos- para no tener que parar la producción mientras solicitábamos más material, o para que una pieza no fallara debido a que se acabara el filamento; debíamos estar pendientes de la cantidad de laca restante -gastamos unos 10 aerosoles negros y unos 5 transparentes- para no perder tiempo mientras íbamos a buscar latas nuevas; y debíamos supervisar el mantenimiento de las impresoras -para evitar al máximo la cantidad de piezas fallidas. Al final únicamente tuvimos unas 10 piezas con problemas.

 

Esta experiencia nos permitió afianzar nuestra experiencia con la fabricación de grandes cantidades de piezas, y además nos permitió prepararnos mejor para futuros pedidos, detectando algunos problemas de logística y producción. Siempre estamos fabricando más y mejores impresoras 3D para nuestra granja, de tal forma que podamos tener una mayor y más rápida capacidad de respuesta.

 

Porque apuntamos a ser la primera, mejor y más grande granja de impresoras 3D de Colombia. Porque queremos impulsar la tecnología de nuestro país.

 

Kóndoro, imagínalo, nosotros lo fabricamos.

READ MORE
  • 1
  • 2