Kóndoro

  • +57 316 799 9765
  • kondorolabs@kondoro.com
  • Lunes a Viernes: 9:00 AM - 4:30 PM

10 secretos para lograr la consolidación de tu negocio

Las empresas atraviesan múltiples fases durante su crecimiento. Algunas las atraviesan todas, unas cuantas se saltan uno que otro paso y unas pocas crecen aceleradamente.

Pero muchas siguen el siguiente orden (al menos es lo que he aprendido durante estos años inmerso en el mundo del emprendimiento): alguien tiene una idea de negocio (preferiblemente a partir de una necesidad detectada en el mercado); la idea se materializa y se comienza a ofrecer algún tipo de solución o beneficio; se hacen las primeras ventas; se alcanza el punto de equilibrio; y finalmente se expande y crece. Acá, la etapa más importante es alcanzar el punto de equilibrio.

Cada etapa puede tener una duración diferente dependiendo de la dedicación del equipo emprendedor, de la idea, de su conocimiento del mercado, del estado del mercado mismo, y muchas otras variables.

Así que quiero compartirles algunas conclusiones y descubrimientos a los que hemos llegado con el paso del tiempo, tocando conceptos muy interesantes que tal vez puedan allanarle un poco el camino a aquellos emprendedores que están en nuestra misma situación, o realizando apenas sus primeras ventas.

1. Define la propuesta de valor. Nos lo han repetido infinidad de veces en muchísimas convocatorias de emprendimiento, pero no es fácil, aún no logramos concretar del todo la nuestra en Kóndoro. Es algo en lo que pensamos día tras día. Esto se refiere a ¿qué estás solucionando? ¿Cuál es esa problemática, ese dolor que encontraste, y que ahora pretendes solucionar? Entre más específico sea, mejor.

2. Entre más detallado esté identificado tu público objetivo, tu cliente ideal, te será más fácil trabajar. No importa si son solamente 100 personas o empresas. Te vas a enfocar en ellas, vas a exprimir estrategias con ellas, vas a aprender de ellas, y podrás evolucionar en tu negocio. Pero si tienes miles o millones de posibles usuarios o clientes, perderás el foco, y ya no será tan sencillo idear una estrategia de venta, o comercialización. Aprende a decir NO. No todos los clientes son para ti, o aún no es el momento.

3. Debes acostumbrarte a que no puedes tener todo bajo control. De hecho, el estado por defecto de tu emprendimiento será que por mucho que planees y organices, todo tiende al caos. Así que, aprende a vivir con el caos. Solo después de que te consolides, podrás sentir que las cosas marchan mucho más tranquilas (pero nunca lo serán del todo)

4. No te enamores de tu idea. Debes estar preparado para acabarla cuando sea necesario. La vida se va abriendo su camino, nuevas situaciones aparecen, los planes de tu equipo de trabajo cambian, nuevos objetivos aparecen en el panorama, y todo puede verse patas arriba de un día para otro. Tranquilo, ve y toma una siesta y luego decides qué puedes hacer, o piensas en qué alternativas tienes a tu disposición.

5. Recuerda, liquidar una empresa en Colombia es tanto o más complejo que constituirla. Deja esa alternativa como última opción. Si estás cansado, déjala quieta por un tiempo, elimina todos los gastos y costos y que entre en modo vegetativo por un periodo hasta que tu cabeza o la de tu equipo de trabajo esté más despejada.

6. Realiza un acuerdo con tu equipo de trabajo. Un acuerdo donde estipulen quien hace qué, cuándo, dónde y qué van a recibir a cambio. Un acuerdo donde diga qué pasa si no cumplen, o si se van. Y aprendan a diferenciar los negocios de la amistad.

7. No todos los miembros del equipo de trabajo deben meterle las mismas ganas a la idea, ni la misma dedicación de tiempo, esfuerzo, dinero y energía, pero entonces que eso quede claro, desde el principio, escrito si es posible, siendo cada uno consciente de lo que puede esperar y pedir al otro.

8. Está bien trabajar en otras cosas al mismo tiempo que en tu emprendimiento. Así podrás avanzar también en tu carrera profesional, podrás ganar experiencia, aprender de otros campos y conseguir dinero que quizás después podrás invertir en tu empresa.

9. Antes de delegar, aprender a hacer bien lo que estás delegando. Eso asegura que la persona que está invirtiendo tiempo y energía en esa actividad, la lleve a buen término.

10. Al principio, reduce al máximo los gastos y costos de tu operación. Esto implica que tú y te equipo tendrán que hacer prácticamente todas las cosas. Pero es importante, porque eso les permitirá reinvertir en la empresa lo que vayan ganando, en lugar de gastarlo en pagarle a otros.

Estos consejos, tips, como desees llamarlos, han surgido de nuestra experiencia durante la creación y crecimiento de Kóndoro, es decir, de nuestros últimos 6 años en el campo del emprendimiento y en el mercado de la impresión 3D. Somos aún una empresa muy pequeña, pero con grandes sueños, y cada día más estable, y con mucha experiencia. Quizás tengas una opinión similar de todo lo que has leído, o quizás no, pero lo importante es que tengas en cuenta estas reflexiones para cuando llegues a experimentar una situación similar.

Si tienes dudas, preguntas o comentarios adicionales, recuerda que puedes escribirnos. Somos una empresa cercana a las personas, nos gusta escucharlas y aprender de ellas.

Kóndoro: imagínalo, nosotros lo fabricamos.

Recuerda que todos los precios que te damos ya tienen IVA incluido. Descartar

WhatsApp chat