Tratamiento de Textura en Piezas Impresas en 3D

 En este artículo vamos a hablar sobre las diferentes formas que conocemos nosotros para cambiar la textura de las piezas impresas.

 En muchos casos, las personas quieren que el objeto impreso sea completamente liso, que no se le vean las líneas de impresión. En otros casos no les importa, o sólo quieren que se vean brillantes.

 Para conseguir estos resultados se pueden utilizar dos líquidos: acetona o cloruro de metileno

 Como ya hemos dicho en otro artículo (¿Cómo pegar piezas impresas en 3D?), la acetona es difícil de conseguir y costosa. En cambio, el cloruro de metileno es mucho más accesible y asequible.

Acetona

En caso de que quieras trabajar con acetona (nosotros nunca lo hemos hecho, únicamente lo hemos visto y hemos escuchado cómo se hace), el procedimiento es el siguiente:

 

1.  Tener guantes, gafas y si es posible, una máscara para estar completamente protegidos de los vapores de la acetona

2.  Calentar la cama de la impresora, a unos 90° C

3.  Colocar un frasco grande con un poco de acetona. Asegurarse que el recipiente es lo suficientemente grande como para albergar posteriormente la pieza a tratar. La cantidad de acetona debe ser mínima, que apenas cubra la base del recipiente

4.  Introducir la pieza, sobre una base de vidrio, dentro del recipiente, y tapar éste último. La idea de la base de vidrio es que la acetona líquida no tenga contacto con la pieza. Y esta base no puede ser de plástico pues se derretiría con la acetona (jajaja).

5.  Esperar el tiempo suficiente (este tiempo depende del tamaño de la pieza y de la temperatura de la cama) para que la pieza esté lisa. Es necesario tener cuidado, pues si uno espera demasiado, la pieza se puede dañar (se derrite).

 

Cloruro de metileno

En caso de que utilices cloruro de metileno en lugar de acetona, puedes intentar el proceso anterior. Nosotros nunca lo hemos hecho, pero suponemos que funciona porque ambos líquidos tienen un comportamiento muy similar.

Sin embargo, nosotros aconsejamos otros procedimientos a realizarse con el cloruro de metileno. Además, antes de llevar a cabo cualquiera de los procedimientos descritos a continuación, sugerimos que uses una lija para quitar esas imperfecciones evidentes y grandes que posiblemente no se solucionen aplicando el cloruro de metileno. Recuerda que este líquido lo que hace es derretir el plástico (igual que la acetona), y por tanto cierra grietas y borra las líneas de impresión, pero no cierra agujeros inmensos o quita bultos de ABS.

Primer procedimiento: aplicación con pincel o con paño

Este procedimiento es útil para cuando quieres darle a tus piezas un acabado brillante y alisar un poco la superficie. Este proceso NO BORRA las líneas de impresión. Consiste simplemente en utilizar un pincel o un paño (o incluso una servilleta, aunque no es muy recomendable porque ésta se deshace y sus pedacitos pueden quedar pegados a la pieza, y luego es complicado retirarlos), humedecerlos con cloruro de metileno, y pasarlos por la superficie de la pieza. Posteriormente, se deja secar la pieza, sobre una base de vidrio preferiblemente, durante un par de horas, y listo. La aplicación del cloruro debe ser veloz, pues se evapora rápidamente.

Segundo procedimiento: sumergir la pieza dentro del cloruro de metileno.

Esta segunda opción es ideal para borrar completamente las líneas de impresión, y para darle un acabado totalmente liso y brillante a la pieza. Consiste en sumergir la pieza en un recipiente lleno de cloruro de metileno, y sacarla rápidamente. No se puede dejar más de un par de segundos, pues existe la posibilidad de que se dañe (se derrita completamente). Es buena idea utilizar guantes para realizar esta operación, pues por lo general los dedos se alcanzan a untar del líquido, y aunque no es tóxico en primera instancia, un contacto constante con el mismo si puede llegar a serlo. Un tapabocas también es buena idea (el cloruro huele muy fuerte).

Luego de haber sumergido la pieza en el cloruro, se debe dejar sobre una base de vidrio (preferiblemente), y durante los primeros 15 o 20 minutos se debe cambiar, cuidadosamente, de posición, para que no se vaya a pegar al vidrio (toca hacer esto hasta que se haya secado un poco, y de manera cuidadosa, pues la pieza queda tan blanda que las huellas dactilares podrían quedar marcadas en ella). Luego de ese tiempo, se debe dejar secando la pieza por un día entero. Créannos, es lo mejor para que quede totalmente seca, pues aunque externamente ya se vea lista, internamente puede estar aun fresca.

Al sumergir una pieza en cloruro de metileno es necesario resaltar dos aspectos: uno, que las piezas QUEDAN INCLUSO MÁS FUERTES que antes, lo cual es útil si se necesita pegar piezas, pues la unión queda muy firme (para saber cómo hacer este procedimiento, ver el artículo ¿Cómo pegar piezas impresas en 3D?); y dos, que no es buena idea sumergir piezas que tengan poca densidad (como 5, 10 o 15%), pues ya que el cloruro llega hasta las entrañas de la pieza, y como ésta tiene muy poco material interno, lo que puede suceder es que la pieza se derrita tanto por dentro que se succione, y quede como si hubiera sido aplastada por un camión (jaja).

Si tienen dudas o sugerencias, no duden en hacerlos en las cajas de comentarios, o a través de nuestras redes sociales o vía email. Recuerden que el conocimiento lo construimos entre todos.

submarino 3

Saludos comunidad, y que la fuerza nos acompañe.

7 Comments on “

  1. Una pregunta si tengo dos piezas para unir y quiero pegarlas pero también que queden con un acabado brilloso ¿Qué debería de hacer primero? ¿pegarlas y luego sumergirlas o sumergirlas y luego pegarlas o sumergirlas y que se peguen ahí?

    1. ¡Hola Adrián!

      Gracias por comentar nuestros artículos. Lo que haríamos sería primero pegar las piezas, dejar que se sequen, luego lijar la unión, y luego se podrían sumergir o aplicar cloruro de manera superficial.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *