La importancia de la Primera capa en una Impresión 3D

La importancia de la primera capa en una impresión 3D

La primera capa de una impresión 3D es determinante para el resto de la pieza. Es casi seguro que si aquella queda mal, la impresión fallará. La primera capa no puede quedar ni muy pegada a la cama, ni muy suelta.

En el primer caso, cuando la primera capa queda muy pegada, lo cual se nota porque las líneas de filamento quedan aplastadas y muy esparcidas, el problema no ocurrirá durante la impresión, sino luego de esta, cuando se quiera despegar la pieza. Debido a que la primera capa queda muy pegada, pueden suceder varias cosas: la pieza se rompe al despegarla; se puede romper el vidrio; o se puede despegar la pieza pero quedar la primera capa pegada a la cama, lo cual estropea igualmente la pieza.

Si por el contrario la primera capa queda apenas adherida al vidrio, los problemas sí pueden surgir durante la impresión. Puede por ejemplo ocurrir el efecto de warping, que significa que los bordes de la base de la pieza se comienzan a curvar hacia arriba, y la pieza prácticamente se echa a perder. O también puede ocurrir que la pieza se despegue durante la impresión.

Por estos motivos, es necesario prestarle mucha atención a la primera capa de una pieza, imprimirla más lento que las demás, hacerla a una altura de capa generosa – no importa si la pieza se imprime a 0.1, 0.2 o menos, es mejor hacer una primera capa gruesa para que haya buena sujeción, usando por ejemplo 0.3 mm de altura de capa– y estar atento de que no vaya a ocurrir una obstrucción de filamento, ya que esta capa y en general las capas sólidas pueden presentar este problema debido al alto flujo de plástico que se genera.