Imprimiendo con resinas líquidas

Imprimiendo con resinas líquidas

Acelerando procesos con innovación.

 Sin duda alguna, la impresión 3D es uno de esos avances que ha llegado para quedarse, cambiando y ofreciendo nuevas opciones cada día, y con la firme intención de aportar practicidad, simplicidad y soluciones a problemas que antes enfrentaba el desarrollo de proyectos que necesitaban mucha especificidad en piezas o materiales. (Imprimiendo con resinas líquidas)

Las bondades de la impresión 3D son tan claras que cada vez más personas se deciden a realizar sus proyectos con piezas impresas, pues a diferencia de las máquinas que fabrican partes de cualquier cosa y que están configuradas para hacer solamente un tipo de pieza, una impresora 3D es tan versátil que imprime absolutamente cualquier figura sin necesidad de cambiar la estructura esencial de la misma. Como las cosas que imprime son rápidamente modelables, es muy utilizada para hacer prototipos de productos con bastante facilidad, el costo de producción de las piezas es bajo, y tan sencillo que se puede hacer en casa o en una oficina, y esto propicia que cada usuario sea capaz de imprimir sus propias creaciones, ya sea para la industria, para decoración, ropa, proyectos tecnológicos o no tecnológicos, literalmente lo que sea, y como se ha hablado en otros artículos, la impresión 3D ha inspirado a especialistas de diferentes campos a crear, teniendo avances en muchas ramas, como la medicina, que ha aprovechado las impresoras 3D para la recreación de órganos.

Pero la impresión 3D no solo ha impulsado el desarrollo de otros campos, sino del suyo mismo, pues con la creciente demanda, se han diversificado los materiales de impresión y las características de los aparatos, por ello es imperativo subsanar aquellos aspectos que todavía se pueden mejorar, como es el tiempo de impresión, que suele ser una de las mayores desventajas de esta tecnología, pues al tener que hacer capa por capa se requiere de un elevado tiempo por pieza, y aunque no existe una verdadera competencia aún para las impresoras 3D, sería ideal obtener las piezas impresas en un tiempo mucho más corto. Otra posible mejora sería reducir los defectos mecánicos que pueden llegar a presentar las piezas debido a la orientación de la impresión, y otra mejora podría venir con los materiales, que podrían presentar menor rugosidad o incluso tener un suavizado casi automático al momento de la impresión.(Imprimiendo con resinas líquidas)

Basándose en estas necesidades, la empresa Carbon (Carbon3D) creó una nueva forma de imprimir, que ocupa una resina líquida, luz ultravioleta y oxígeno como los componentes principales del proceso de impresión, al cual llaman CLIP (Continuous Liquid Interface Production).

 

Joseph DeSimone, CEO y cofundador de Carbon3D, es el químico y científico de materiales estadounidense, que en colaboración con un equipo de desarrollo de la Universidad de Carolina del Norte han desarrollado esta nueva técnica inspirados en una escena de la película Terminator 2, donde el androide T1000 se materializa desde un charco completamente funcional y sin desperdicio. (Imprimiendo con resinas líquidas)

Carbon 3D

Intentando recrear esta forma de fabricación, el equipo de desarrollo de la impresora Carbon3D, ha creado un sistema que básicamente aprovecha las propiedades de algunos polímeros que se solidifican con la luz pero no con oxígeno, y logra crear formas tan especializadas que difícilmente se lograrían en una máquina de fabricación tradicional. El método de impresión CLIP se basa en la estereolitografía con proyector DLP, ¿Pero realmente qué es esto o de qué se trata?

Para responder a la pregunta, hay que poner especial atención en la estructura de esta impresora, la cual se compone de un tanque que almacena el líquido o resina que será utilizado como materia prima para crear la pieza 3D, una plataforma que se introduce en el tanque para sacar el producto impreso, un sistema de proyección de luz digital, el cual está colocado bajo el tanque que es iluminado con luz ultravioleta, y justo en la base del tanque, una ventana de un material permeable al oxígeno que permite la entrada de la luz. Entonces, cuando la plataforma desciende, la luz comienza a proyectarse en diferentes patrones mientras el oxígeno (en una cantidad controlada) crea una zona muerta que impide la completa solidificación de la resina pero que sí permite la solidificación del patrón creado por la luz en la parte más superficial del contenido del tanque, y al cambiar la luz, se forma una nueva forma para la figura que se está solidificando,  permitiendo así la impresión continua, logrando una textura más lisa y homogénea. (Imprimiendo con resinas líquidas)

Por el momento (desde abril de 2016), el modelo M1 es el primero que la empresa Carbon tiene en alquiler, mas no en venta, por un periodo mínimo de 3 años, y un pago anual de alrededor de 40,000 dólares. Por este precio se puede obtener una impresora, el software para el control de la misma, almacenamiento en la nube Carbon, y algunas resinas con un precio variable entre 120 y 500 dólares por litro, además del servicio de instalación por 10,000 dólares más. Entre sus características técnicas es rescatable que el tamaño máximo de los objetos que se pueden imprimir es de 144x81x330 mm, y que las resinas hechas a base de poliuretano pueden ser para crear objetos rígidos u objetos flexibles.

Imprimiendo con resinas líquidas

Finalmente, de todas las aportaciones, la mejor es la del tiempo, ya que logra imprimir de 25 a 100 veces más rápido, o al menos eso indica Joseph DeSimone, y es sin duda uno de los mayores avances en el campo de la impresión 3D en los últimos tiempos. Solamente habría que esperar que sea aplicable a corto o mediano plazo, pues el aspecto del costo siempre es importante para las empresas que requieren impresiones 3D y sobre todo para los proyectos independientes que no pueden darse el lujo de gastar más allá del presupuesto solamente por un tiempo de impresión menor, pero sin duda, con avances como este, el futuro de la impresión 3D está casi asegurado y es posible que incluso comience a sustituir los procesos automatizados y las grandes máquinas como principal modelo de fabricación industrial a largo plazo. (Imprimiendo con resinas líquidas)


Escrito por: Mario Alberto Aguilar Olea.

 Para mayor información sobre la empresa Carbon visitar:

http://carbon3d.com/