Enmallados.

Densidad -Fill Density- En impresión 3D

 

Uno de los parámetros principales a la hora de hacer una impresión 3D es la densidad que llevará la pieza. La densidad se refiere a qué tan llena va a quedar. Esto significa que si le damos una densidad de 100%, la pieza quedará completamente sólida, y si le damos 0%, quedará hueca.

La elección de este valor depende de la función que vaya a desempeñar la pieza. Si se trata de un objeto decorativo o un modelo que no va a soportar grandes fuerzas, se puede trabajar tranquilamente entre 5% y 15%. Si por el contrario se trata de una pieza que irá en una máquina, o el prototipo de un dispositivo, se puede pensar en 40% o más.

Como se puede observar en la fotografía, a partir de 70% de densidad, la pieza queda casi que completamente llena, es decir, para valores de 80%, 90% o incluso 100%, no se nota la diferencia. Esto es necesario tenerlo en cuenta porque aunque no se note la diferencia a simple vista (y tampoco marca una diferencia real en el funcionamiento de la pieza), sí marca una diferencia en el tiempo que toma la impresión. Es decir, entre más densa sea la pieza, más tarda en imprimirse, y por tanto mayor es su precio.

Finalmente, jugando con la densidad se pueden obtener resultados interesantes, como recipientes vacíos, que se consiguen cuando se imprime una pieza al 0% de densidad y además se le quitan sus capas superiores.