Autos que conducen… sin conductor

¿Ciencia Ficción o Ciencia Real?
Autos que conducen… sin conductor

Desarrollos tecnológicos inspirados en la ficción (parte II)

Autos que conducen… sin conductor

Fue en 1993 que vimos aquellas camionetas amarillas y verdes del famoso parque de ficción costarricense “Jurassic Park” y que llevaban a los turistas interesados en dinosaurios a conocer todas las regiones del lugar, lo mejor de todo es que ningún ocupante debía distraer su atención de los dinosaurios porque los vehículos se conducían solos, SOLOS, como el automóvil sin conductor de Google, el Google driverless car, el cual es un proyecto que busca la conducción de un automóvil sin necesidad de un conductor, esto quiere decir que el vehículo debe ser capaz de seguir los caminos, mantener una velocidad, detectar otros carros, peatones, señalamientos, indicaciones y todo ello ya es real. El Prius de Toyota obtuvo el privilegio de ser el primer auto dotado de la característica de autonomía a través de sensores diversos, cámaras, y lo más importante, el sensor laser que es el que distingue los caminos, los señalamientos y sobre todo a los peatones, tan seguro es el sistema de este automóvil que en Estados Unidos, el estado de Nevada concedió el permiso para que estos autos circulen en su modo automático por las calles desde 2012. (Autos que conducen… sin conductor)

Por otra parte, tenemos a Kit, el auto increíble de la serie de los ochentas, que ahora mismo podría ser el Tesla Model X, que igualmente conduce solo pero además es híbrido, teniendo una gran ventaja sobre el Prius en cuestiones ecológicas. Tiene el poder de tomar decisiones basado en su sistema de sensores (como lo hace el Prius) y puede sincronizarse con cualquier dispositivo móvil para ir solo por su dueño hasta su oficina o esperar diariamente al mismo en la puerta de su casa, por ejemplo. Tesla Model X es un automóvil que está causando muchas reacciones, sobre todo de sorpresa y positivas, y pronto, más y más automóviles como estos dos estarán circulando por las calles. (Autos que conducen… sin conductor)

Posee dos motores que en conjunto dan 691 caballos de fuerza y le dan la capacidad de andar 474 kilómetros de manera autónoma sin recarga de batería, es decir que sería capaz de conducir solo de la Ciudad de México a Guadalajara, o casi terminar la ruta de Madrid a Barcelona, y sin problemas ir de Bogotá a Medellín sin necesidad de ser conducido por absolutamente nadie, y por si fuera poco, acelera de 0 a 100 km en tan solo 3.2 segundos y ofrece los modos de conducción Normal, Sport e Insane

Autos que conducen… sin conductor

Magia y ciencia, igual a tecnología.

La capa de invisibilidad que Harry Potter (y la piedra filosofal, libro de 1997) recibe en la navidad en su primer año en Hogwarts, es uno de esos avances que cualquiera creería imposibles, pero no para los científicos de la Universidad de Rochester en Nueva York, ya que de la mano del profesor John Howell, todo un equipo de investigadores lograron con un conjunto de lentes colocadas de manera estratégica, ocultar cualquier objeto con volumen  desde cualquier ángulo de visión, en un entorno controlado y sin distorsionar el fondo tal como lo hacía Potter. Joseph Choi, un estudiante del doctorado de esta universidad involucrado dice “Este es el primer dispositivo conocido que puede ocultar objetos en tres dimensiones vistos desde distintos ángulos y en el espectro visible”. (Autos que conducen… sin conductor)

Autos que conducen… sin conductor..

Este equipo tendría aplicaciones médicas, pues sería útil para ocultar las manos del cirujano y evitar que este cometa errores de precisión por falta de visibilidad. Esto sucedió en 2014, pero en septiembre de 2015 se presentó una verdadera capa de invisibilidad desarrollada en el Lawrence Berkeley National Laboratory de Estados Unidos, la cual es una fina manta que logra ocultar objetos microscópicos, pues sus dimensiones son apenas de unos micrómetros y su grosor es de 80 nanómetros, formado de nanoantenas de oro que son capaces de manipular las ondas de luz que inciden sobre los materiales. Ha logrado ocultar objetos cuadrados de 36×36 micrómetors, además de poder encender o apagar el manto con tan solo cambiar la polaridad de las nanoantenas de oro. Sin duda J.K. Rowling no había pensado que esto sería posible en 1996 cuando escribía el primer libro de la saga mágica, pero sí que alguien tuvo la idea de desarrollar tal artefacto con el paso de los años. (Autos que conducen… sin conductor)

Ejemplos todavía hay más y es posible seguir hablando de ellos posteriormente, porque aún faltan las patinetas voladoras, la inteligencia artificial, las leyes de la robótica, las naves espaciales y demás increíbles creaciones que parecía que nunca saldrían de las páginas de los libros o de las pantallas de los cines que exhibían dichas películas. La verdadera reflexión de todo esto, es que cada día estamos más cerca como sociedad de lograr todo aquello que para las personas de hace 50 años e incluso menos, solo era posible a través de la imaginación, pero lo que no sabían es que la creatividad, complementada con esfuerzos científicos, lograrían materializar tantas ideas que convertirían al mundo poco a poco en un lugar asombroso y fuera de lo común. (Autos que conducen… sin conductor)

Ya hace mucho tiempo que la ciencia mira de cerca a la ficción y la tecnología ha estado imitando el arte, por lo que pronto llegará el día en que sea imposible distinguir entre lo que fue ideado dentro de un libreto cinematográfico y lo que fue creado en el laboratorio de una universidad. Cuando ese día llegue, las mentes más creativas serán las más felices sobre la Tierra y la realidad habrá superado fácilmente a la ficción…


Escrito por: Mario Alberto Aguilar Olea.

Video “RoomAlive: The Other Resident” perteneciente al canal de YouTube  Microsoft Research.